GOURMET

Algarroba

Sólo quienes no han probado el fruto del algarrobo ignoran uno de los sabores más característicos de la provincia...

Locro

El locro en realidad no es una comida sino un homenaje que la poesía le hace al arte culinario...

Cabrito

En Santiago hay tantas recetas para cocinar el cabrito...

Empanadas

Se trata de una exquisitez para comer con la mano...

Tamales

El tamal es quizás una de las pocas comidas cuya receta original venga de los primitivos habitantes de esta tierra, su preparación tiene lógicas diferencias de acuerdo a cada región...

Humitas

La humita reconoce dos preparaciones en la cocina santiagueña, en chala y a la olla...

Asado

Es en este plato argentino (y por lo tanto santiagueño), que se queman los libros de casi todos los cocineros del país...

Dorados

El llamado ?tigre de los ríos? siempre es sinónimo de desafío...

Chañar

El chañar (Geoffroea decorticans), árbol de la familia de las fabáceas (o leguminosas) de corteza verde amarillenta y fruto dulce y comestible...

Mistol

El Ziziphus (mistol), también llamado mistol cuaresmillo, sacha mistol, mistol del monte...

Algarroba

Sólo quienes no han probado el fruto del algarrobo ignoran uno de los sabores más característicos de la provincia...

Tuna

La tuna es el postre por excelencia de Santiago del Estero...

Moroncitos

Quizás la más tradicional de las exquisiteces santiagueñas es el moroncito, golosina que se vende en las calles...

Empanadillas

La empanadilla es uno de los postres típicos de Santiago...

Rosquetes

Uno de los panes populares más típicos, los ingredientes son tres kilos de harina 000, un cuarto de grasa, cien gramos de levadura, siete huevos, una taza de azúcar, medio litro de agua y medio kilo de azúcar impalpable...

Alfajor Santiagueño

Los alfajores santiagueños se diferencian de los alfajores de las otras provincias por llevar anís y alcohol puro...

Arrope

El arrope de tuna y de chañar son dos de los dulces que más fama le han dado a la provincia...

Bolanchao

Aviso para turistas: irse de Santiago sin haber probado el bolanchao es lo mismo que no haber visto ni probado nada de lo que ofrece la provincia en cuanto a sus comidas tradicionales...